Crítica La Vie d´Adele

Una de las más potentes historias de amor y carne febril del cine




Kechiche consigue que el espectador cree un vínculo con Adele y su mundo durante los 180 minutos de película que perdura más allá de la sala de cine


Indentificación a parte, pocas veces se sale del cine con la sensación de haber visto CINE. Con mayúsculas. Y es que la Vida de Adele en realidad no necesita trama, es pura intensidad. 

Un viaje que dura diez años y que comienza en la adolescencia de la protagonista cuando descubre que su sexualidad, quizás no sea la normativa. Y lo defiende, lo defiende sin importar nada porque desde el momento en que conoce a Emma, esa chica de pelo azul, nada más importa para ella.

Adele durante tre horas. Su relación con el mundo a partir de su relación con Emma. Pocas veces se ha retratado la pasión y el despertar sexual del cuerpo con tanta intensidad. Momentos en los que el espectador parece hacer un trío en pantalla con las protagonistas, porque la cámara eres tu. El tratamiento sonoro y la realización nos introducen en su mundo, nos pone a su lado hasta las últimas consecuencias. 


El azul domina durante toda la pieza. Porque el azul es Emma. Y como todo amor llega un momento en que acaba. Y el pelo azul de Emma desaparace haciéndonos presagiar el desenlace de la historia. Y es entonces cuando, de nuevo volvemos con Adele al cien por cien para verla sufrir y desgarrarse de dolor por la pérdida de la persona a la que ama, su conexión con el mundo. Porque ella no necesita nada más para ser feliz.


Hay pocas escenas que encojan tanto el corazón como en la que Adele, tiempo después, intenta recuperar a Emma. Las lágrimas, ese último intento de reconquistarla en el bar. Como intenta llamar al cuerpo de Emma y esta se resiste aunque su cuerpo lo necesita, se lo pide a gritos. 

Tres horas con Adele.  Adele ya es parte de mi vida cotidiana porque lo que hemos experimentado juntas en esas tres hora no nos lo puede quitar nadie. Se exactamente como huele, como sabe, como respira...

Comentarios

Entradas populares