Vuelve el Test de Bechdel

El test del sexismo en el cine acuñado por la ilustradora Alison Bechdel resurge con fuerza en salas suecas. 

                                                     

Alison Bechdel
Este sistema de clasificación aparece por primera vez en un cómic de Bechdel en 1985. Artista plástica, lesbiana y militante feminista, Alison Bechdel propone este sencillo test para poner en evidencia el machismo imperante en el cine. 

El susodicho test es muy sencillo. Se trata de que las películas cumplan estos tres supuestos:

- En la película tienen que aparecer al menos dos mujeres en pantalla cuyos personajes tengan nombre.
- Esas mujeres tienen que hablar entre ellas
El tema de conversación no puede ser un hombre.

Por increíble que parezca, es difícil encontrar películas que salgan bien paradas. 

Hace unos años, una pequeña sala de cine en Suecia decidió comenzar a usar esta clasificación. Poco tiempo después otras salas de cine del país y del mundo, así como festivales, se sumaban a esta iniciativa llevando el test más allá de los ámbitos feministas.


Pero, ¿Realmente sirve para algo más que dejar en evidencia lo que ya está hecho?


"Unas bollos de cuidados", el origen del Test.
Por mucho que se reivindique la igualdad en el cine parece que el modelo sigue siendo el mismo. Desde principios de los 90 apenas se pueden nombrar un puñado de películas que aprueben. Incluso películas enteramente protagonizadas por mujeres suspenden.


El cine sigue siendo androcéntrico y misógino. Muchas veces los personajes femeninos entran en juego solo para desencadenar acciones o para aportar información sobre los protagonistas masculinos. 

Con la implantación de este test, se trata de concienciar a la industria de que es necesario de una vez por todas cambiar los modelos y estereotipos aplicados a los personajes femeninos. 

Como ya he reseñado en otra entrada, no solo se trata de como se representa a los personajes femeninos, también los techos de cristal que existen a la hora de poder dirigir proyectos o ganar premios. 

En este infográfico elaborado por la New York Film Academy, se resume muy bien la situación. 


http://www.nyfa.edu/film-school-blog/gender-inequality-in-film/

Está claro que esto es una industria que pretende hacer dinero. Una industria tan cabezota que sigue ignorando cual es su público y quien compra o compraría las entradas si la situación cambiara.

Imaginemos por un momento que dentro de unos años el Test de Bechdel llega a tener el mismo poder que tiene actualmente Motion Picture Association of America Me gustaría ver a los productores, guionistas y realizadores sudando para que sus películas pasaran el Test.

Hasta que ese momento llegue, seguiré escarbando en busca de títulos y autorxs que me hagan disfrutar con una buena película apartada de los modelos machistas tradicionales.


Comentarios

Entradas populares